Armas Blandas

Jen-Cheng Chen


Las armas blandas son aqullas que tiene el cuerpo flexible o que el cuerpo está compuesto por varias partes. Entre los más conocidos podemos citar Shuang-Jie-Gun (雙節棍 nunchaku), San-Jie-Gun (三節棍 palo de 3 partes), Qi-Jie-Bian (七節鞭 látigo de 7 partes), Jiu-Jie-Bian (九節鞭látigo de 9 partes), Sheng-Biao (繩鏢 dardo con soga), Shao-Zi-Gun (哨子棍 palo de dos partes, uno largo y otro corto), etc.

Mu gustaba el Jiu-Jie-Bian (látigo de 9 partes), porque para mí era algo que se pordía llevar fácilmente y era potente en el golpe. Además, si alguien lo bloquea, dobla y golpea igual. Practicaba bastante hasta que empecé a practicar armas en forma tradicional y entendí: la mayoría de las armas blandas no sirven para combatir a excepción de las de dos partes como Shuang-Jie-Gun (nunchaku) o Shao-Zi-Gun.

A continuación doy como ejemplo los tres tipos de arma blandas más frecuentes.

Jiu-Jie-Bian (九節鞭)

Compuesto generalmente por nueve (hay de entre 7 a 13) partes, sin contar el mango. Usa la fuerza centrífuga, lo que significa que necesita ser mantenido en constante giro. Con un ejemplo podemos ver lo peligroso que es. Supongamos que estoy en una condición óptima: estoy en un suelo plano (sin piedras ni pastos que puedan desviar mi látigo), en un lugar abierto (sin paredes ni ramas de árboles que puedan obstruir o enredar), sin viento fuerte (así no se desvía) y mi oponente es un novato sin arma (para no desviar ni enredar el látigo con su arma). Bajo estas condiciones tambíen suponemos que le he dado un latigazo con todo a mi oponente, mi látigo no quedó enredado en él, el rebote del látigo no me ha dado y pude predecir la dirección del rebote para continuar con mi acción. ¿cuánto tiempo me tomará estar preparado (poner el látigo de nuevo en giro) para enfrentar a un segundo oponente que me viene por un costado o por atrás? ¿un segundo? ¿medio segundo? Tiempo suficiente para morir dos veces.

No puedo tener el control total del arma, no puedo cambiar de dirección cuando necesite porque tengo que seguir sí o sí su inercia y rezar que no exista ningún factor externo (que hay muchos) que la desvíe y me pueda pegar solo; ¿puedo, acaso, confiar mi vida en ella?

El látigo se usaba antiguamente por los artistas callejeros para abrir la sesión de exhibición. Sirve para marcar el espacio (escenario) y para que la gente no se acerque demasiado.

San-Jie-Gun (三節棍)

Está compuesto por tres palos mas o menos el largo del brazo, unidos entre ellos por cadenas o cuerdas. Es una de las armas preferidas (lo era para mí también) por muchos practicantes porque puede ser usado como arma blanda (látigo, arma larga) y como arma dura (palo, arma corta).

Como arma larga (blanda), una vez atacado, es difícil saber la dirección del rebote (comprobado por National Geographic) y después del golpe tarda mucho tiempo la preparación para el golpe siguiente. Son los mismos defectos del látigo.

Como arma corta (dura), es como usar dos palos cortos, nada más que están unidos en el medio por otro palo. Justamente esta unión es el que rompe la utilidad del arma. No puedo tener el control de los dos palos, si muevo el palo derecho hacia la derecha, el palo izquierdo irá hacia la derecha tironeado por la unión sin importar si puedo o no dejar despajado el lado izquierdo. Además, al golpear, la unión disminuye muchísimo la fuerza aplicada, es como que estoy golpeando con el puño pero alguien me tiene estirando mi codo.

 Según el maestro Liu Yun-Qiao, el San-Jie-Gun era usado en ChangZhou (su provincia natal) para abrir camino en los funerales, cuando llevan el ataúd para ser enterrado.

Shen-Biao (繩鏢)

Compuesto por un dardo punteagudo y una soga de aproximadamente 3 a 5 metros. No hablaré mucho sobre este arma, tiene todos los defectos del látigo y más: necesita tiempo para preparar el lance y necesita una buena puntería.

Aclaración

Las armas blandas nunca fueron usados en la la antigüedad para defenderse, ni se ha escuchado algún maestro conocido que las utilice. Obviamente, decir que las armas blandas son inútiles se refiere cuando se enfrenta a un oponente de cierto nivel marcial, estas armas siguen siendo mortales para oponentes novatos y sin experiencia. De todo modo en la actualidad todas las armas tradicionales perdieron su utilidad ya que no las necesitamos para defendernos.

Anécdota de Adam Hsu con las armas blandas (relatado por Adam Hsu en clase)

Jiu-Jie-Bian (九節鞭)

Adam Hsu empezó a practicar Jiu-Jie-Bian, usando el látigo pesado de bronce de su maestro Han Qing-Tang (韓慶堂). Empezó con todos los movimientos básicos. Cuando ya dominaba las técnicas básicas, le pidió a Han que le enseñara una forma. Han le contestó que bian (鞭 látigo) es bian (編 crear o inventar, suena igual que látigo en chino) una forma, sabiendo las técnicas, puede crear la forma que quiera, total el látigo no sirve.

Adam Hsu no podía creer lo que escuchó ¿cómo que no sirve? con todo el tiempo y esfuerzo que invirtió practicando. Han le dijo que si no lo creía que lo atacara con el látigo. Adam Hsu dudó porque sabía lo que dolía al ser golpeado, experiencia de los moretones en las piernas, resultado de las prácticas. Han dijo que no importaba, que lo atacara con todo. Adam Hsu hizo lo que le ordenó su maestro, Han desvió con la mano la trayectoria del látigo y el mismo casi golpeó a Adam Hsu. Han se rió y dijo: ves, te dije que no sirve.

Frustrado, Adam hsu dejó caer el látigo en el piso y murmuró (obviamente en el interior suyo): sabiendo que no sirve, por qué no me lo dijo antes, así no perdía tanto tiempo practicándolo…

San-Jie-Gun (三節棍)

Una vez, tres días antes de la una exhibición, un hermano de práctica suyo, encargado de la parte lanza de la forma san-jie-gun contra lanza, se enfermó y le pidió a Adam Hsu tomar su lugar. Adam Hsu practicó tres días y fácilmente hizo la exhibición.

Después de la exhibición, Han Qing-Tang llamó a Adam Hsu y le preguntó si había sido golpeado por el san-jie-gun durante los entrenamientos. Adam Hsu contestó que sí, que era imposible no ser golpeado. Han le preguntó entonces: no te dolieron los golpes ¿verdad?

     Adam Hsu pensó un poco y dijo: ¡es cierto! no dolieron mucho. Han sonrió y dijo: porque el san-jie-gun no sirve…


Rev.1 2007-08-24 JC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *