Linajes

Jen-Cheng Chen


En el WuShu chino tradicional es muy importante el linaje, porque carece de un método unificado y escalonado de enseñanza, por lo tanto, tener un buen linaje significa poder obtener una transmisión correcta del conocimiento.

Pero, tener un buen linaje no significa que de ahí podamos vivir feliz para siempre. Tener un buen linaje es sólo el comienzo…

Muchas personas están contentas y orgullosas de que pertenecen a un linaje famoso. Pero para mí, estar contentos, sí; estar orgullosos, sí; pero más que nada, tendríamos que estar alarmados y ser muy cuidadosos.

Tener un linaje bueno no significa que nos hace buenos en el kungfu. Tener un linaje bueno solamente significa que es el comienzo y que tenemos la POSIBILIDAD de llegar a ser buenos. La cuestión es, si ponemos o no empeño y exigencia para eso.

El maestro no tiene nada que ver conmigo

¿Qué disparatada estoy diciendo? Simplemente la realidad. Vi demasiadas personas totalmente orgullosas de que pertenecen a un famoso lineje, quienes relatan con detalles ilustrativos qué tan bueno era su maestro, qué proezas realizó el maestro de su maestro y cuentan, sin equivocarse, toda la historia de su linaje. ¿Y…?

Que mi maestro era invencible, que mi ShiGong (師公 maestro del maestro) mataba diez personas en dos segundos o que el fundador de mi estilo tiraba rayos y truenos, ¿tienen algo que ver conmigo? Ninguna, realmente ninguna relación conmigo. ¿Cuándo podremos empezar a contar nuestra propia historia?

Una noche, estaba dando clase de TaiJi en la plaza, se acercó una persona que estaba corriendo. Abajo pongo nuestra conversación resumida.
– ¿Enseñas TaiJi estilo Chen?
– Sí.
– ¿De qué rama?
– De Du Yu-Zhe.
– Yo quiero aprender TaiJi porque quiero que mi cuerpo se suavice y aprender a relajar.
– Muy bien, entonces el TaiJi te puede ayudar.
– Yo practicaba BaJi antes.
– ¿Ah sí? (acá levantó mi interés), ¿con quién?
– Con Liu Yun-Qiao, sabes quién es, ¿no? (me dijo orgulloso y con un tono desafiante)
– Sí, él es mi ShiGong (acá se le opacó los brillos de la cara, increíble cambio. Supongo que no pensó que yo pertenecía el linaje directo). ¿Qué has aprendido? (Que Dios me perdone por la maldad. Es que al juzgar por su edad, como máximo habrá participado esas clases grupales dado por el maestro Liu en los último períodos).
– Ehh… esteee.. aprendí BaJi pero hace rato que no lo hago. Bueno, estamos en contacto, ahora voy a seguir corriendo.

No volvió a aparecer. Es muy triste que una persona necesite relacionarse de alguna forma con Liu Yun-Qiao para probar que su BaJi es bueno. No estoy diciendo de no nombrar su linaje, la cuestión está en su actitud. Muy bien podía haber dicho: «Yo aprendí de Liu Yun-Qiao, pero no he podido practicar mucho. ¿Qué te parece si hacemos un intercambio marcial, tú me muestras el TaiJi que haces y yo te muestro mi BaJi?

¿Honra o Vergüenza?

Hay numerosas personas que cuando se hacen alumnos o, mejor aún, discípulos de un maestro famoso, se sienten orgullosas y tranquilas, como que ya han obtenido la «salvación» y pueden dormir en paz .

En mi opinión, la situación tendría que ser al revés. Cuando un maestro me reconoce como discípulo, ahí es donde tengo que empezar a preocuparme. ¿De qué? De no deshonrarlo.

He visto «maestros» en sus exhibiciones que cometen errores tan básicos que hasta un principiante debería saberlo. Para mí, a ese nivel, más le vale no mencionar su maestro por que lo único que va a obtener es hacerle pasar vergüenza.

Sin ir muy lejos, dentro de mi propio linaje, he visto la ejecución de la forma Da-Ba-Ji (大八極) por un maestro, que obtuvo sus conocimientos del gran Liu Yun-Qiao. Debo confesar, la forma sí es Da-Ba-Ji, sí es tradicional y sí es la forma original del maestro Liu. Pero lo increíble es que no hizo ningún movimiento correcto. Ni siquiera uno. Miré cinco veces el video con la esperanza de haberme equivocado y poder encontrar un par de movimientos bien hechos, pero me llevé una frustración. Realmente me sentí muy avergonzado por él y a la vez preocupado, si es eso lo que enseña, ¿qué futuro tenemos en el arte marcial?

Pongamos una mano en el corazón y preguntemos: ¿Estamos honrando o avergonzando a nuestro maestro?

El maestro no puede hacer nada. El linale tampoco puede ayudar. Lo único que podemos hacer es exigirnos y honrar a nuestro maestro a través de nuestros avances continuos en las técnicas de nuestro estilo.

No importa si soy alumno, discípulo o hijo de un maestro famoso. Si realmente estoy orgulloso de mi linaje, entonces debo demostrarlo. Demostrarlo significa poder realizar las formas de acuerdo a las exigencias del nivel en que estoy orgulloso.

Modificando una famosa frase de Mao Zhe-Dong: «No preguntes lo que puede hacer tu estilo por ti, sino lo que tú puedes hacer por tu estilo».

P.D.: Tampoco hay que poner todos los frutos en la misma bolsa. Hay muchas personas que hacen mal las formas porque no lo saben debido a que sus maestros o instrutores no les enseñaron o que tampoco lo sabían


Rev.1 2009-08-03 JC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *